viernes, 11 de marzo de 2011

Lúpin - Parte I de II

Nota escrita originalmente en julio del 2007 para el blog de Rebrote.Habia comenzado como un obituario al Dire de la revista. Héctor Sidoli.

Más o menos decía así:

1. LOS AUTORES
GUILLERMO GUERRERO

Dicen que Don Guerrero nació en Buenos Aires el 26 de julio de 1923. Parece ser que la Revista Caras y Caretas le publicó un dibujo cuando Guillermito tenía apenas siete años. Esto fue en un rincón dedicado a los niños. Cómo no podía ser de otra manera, su primer dibujo publicado versaba sobre el vuelo acrobático de aviones.

En 1938 se anota profesionalmente como ayudante de Lino Palacio. Su primera historieta es publicada por el diario La Razón. Se llamaba "Villa Mosquete, 1625".

En 1947 se une a la Revista Rico Tipo hasta su cierre en 1973. Llega a ocupar el cargo de Jefe de Dibujantes. Colaboró en numerosos diarios y revistas, entre ellos la mítica Tit-Bits, la Revista Dislocada, Antena, Avivato y Don Fulgencio.

En los años 40 se había dedicado al deporte. Si ven una foto de Guerrero podrán observar que era dueño de un físico atlético que disimulaba su corta estatura. Pues bien, parece que el señor Guerrero supo practicar Lucha Greco-Romana, natación, boxeo tanto en el YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes) como en River Plate. Su personaje Mosca Kid es fiel representante de una de sus pasiones. Otra de ellas, tal vez la mayor de todas, la de volar se ve recompensada en diciembre de 1955, cuando recibe su brevet de piloto.

Entre sus numerosas ocupaciones se encuentra la de haber sido Vicepresidente del "Círculo de Humoristas Argentinos". También fue uno de los primeros socios de la Asociación de Dibujantes. Fue secre
tario de la "Junta de Estudios Históricos de Villa Urquiza". Dicha junta lo declaró "Ciudadano Ilustre de Villa Urquiza". También fue socio vitalicio del "Aero Club Argentino". Fue miembro de la CEA (Círculo de Escritores de Aeroastronáutica) y de "Agrupación Chajá", peña de gente aeronáutica que se reúne mensualmente en el Café Tortoni. Fue un gran tipo.

El avioncito de Guerrero despegó por última vez el 25 de junio del 2009. Aún anda dando vueltas por el aire y dicen que siempre pasa por Villa Urquiza. A veces se lo escucha ratear un poco, como para que le presten atención, pero enseguida toma impulso y arranca de nuevo.

HÉCTOR SÍ
DOLI
Dicen que Sídoli dibujó desde que nació. Que "en lugar de chupete se equivocaron y le dieron un lápiz". Parece que a los ocho años envió un dibujo a la Revista Bolita y se lo publicaron. Por una de esas casualidades que tiene el destino y que no pueden sorprender demasiado, Guerrero también había enviado otro que también fue publicado. A los nueve desarrolla un primitivo pero seguro sistema para que sus dibujitos cobren animación e invitaba a sus amiguitos y amiguitas del barrio a sus proyecciones. Publicó en el Gato Rulito para El Tony de Editorial Columba.

Sídoli tenía como seudónimos, Dol y Tito Sol (siempre formando un solcito en la o del apellido, un sol que nunca tenía nubes).

Sus pasiones desde una temprana edad fueron el cine, la fotografía, la electróni-ca y la astronomía. Trabajó algunos años en Phillips. Como dibujante se inició en la Editorial Siluetas. Luego se fue a trabajar con el monumental Divito en la Revista Chicas y en Rico Tipo. Allí publicó la historieta Volantín. Sus dibujos se publicaron en muchas revistas de Argentina y Latinoamérica. También en Francia Italia y Alemania.

Siempre lo recordaremos por sus enseñanzas sobre la vida sana y al aire libre, el no al pucho, el compromiso con la sociedad poniéndole peros al consumismo y a esta vida moderna de locuras y urgencias. Este personaje increíble nos ha marcado durante 40 años el camino a muchos jóvenes (y no tanto).

Las nubecitas del apellido de Tito Sol, ese que firmaba formando un solcito en la o del apellido, aparecieron un triste 30 de diciembre de 2006. En ese día el solcito se escondió. Y Lúpin se terminó.

2. LA REVISTUCHA
¿Cómo empezó Lúpin? U
na revista que hizo más de 40 años de historia en la historieta argentina. La pregunta nos remonta a otras míticas historietas y a una Argentina que es muy diferente de la actual. Es como si viajáramos a una "Tierra paralela". Más feliz. Más simple.

Su nacimiento se r
emonta a las páginas de "Capicúa" en 1959. Mazzone tenía a dos historietistas, Guerrero y Sídoli, en su plantel habitual. Uno dibujaba a un piloto de biplano aventurero (Lúpin) y el otro a un científico y su ayudante adolescente (Resorte y El Profe).

En febrero de 1966, genios Mazzone y Divito, los impulsan a independizarse y fundar su propia revista. Con ellos van Pedro Seguí y algunas de sus creaciones: Primero el cowboy "Johnny Retruenos" y luego "Tuerquita", un corredor de autos joven y audaz. También colabora con ellos Abel Ianiro, que si bien, por una lealtad típica de esa época con su suegro Mazzone, no abandona sus publicaciones, les deja a perpetuidad a su "Purapinta", guapo porteño de mentira, cobarde y pusilánime, dueño de un físico privilegiado totalmente al pedo. Ese Purapinta tiene un parecido sospechosamente notable con el Johnny Bravo de la Cartoon Network. Parece que la rica historieta argentina tiene sus salieris diseminados por el mundo. Guerrero, Divito y Sídoli fundan Ediciones G.D.S. y deciden publicar la revista Lúpin. Los nombres que se barajaban en un principio para el título eran Aventurietas o Resorte, hasta que finalmente quedo Lúpin. El primer número apareció el 1 de febrero de 1966. La tirada fue de 3.500 ejemplares. Los dibujos de la revista los distribuye por el mundo la United Press International desde Nueva York.

Primero se autodenomina “Revista mensual de historietas y técnicas didácticas para jovencitos”. Luego en el número 447 de diciem
bre de 2002, el título es Lúpin, historietas y hobbies.

Una vez fundada "La revistucha", como ellos
la llamaban, se puebla de personajes notables.
Guerrero aport
a entre otros al aviador Lúpin, quien le da nombre a la revista. Se trata de un aviador que junto con su padre y su abuelo nos cuentan sus aventuras en el presente y en ambas guerras mundiales. Incluso el último de los lupines llega a intervenir en la guerra de Malvinas. De todos modos es una intervención pasiva. No hubo disparos por ese lado.

Otros personajes son Piedrito y Saurito, un chico de la edad de piedra y su dinosaurio; la pandilla de Al Feñique, Rey del hampa devenido en ayudante de la policía y también el boxeador Mosca Kid y su sparring Hollín. Por su parte Sídoli, último director de la revista aporta al ya nombrado Resorte y El Profe, con sus aventuras científicas mezclándose con hampones y seres de otros mundos; Saltapones, inventor frustrado que siempre caía parado aún cuando sus inventos nunca terminaban de funcionar; Manija el cameraman; Jopo el reportero; y la mejor de todas, peleándole el primer puesto a Lúpin, "Bicho y el Gordi" con su inseparable compañero Bubi que incomprensible e injustamente nunca fue nombrado en los títulos pero que jamás faltó a ningún número. Estos eran tres chicos, más o menos vagos, audaces, aventureros, Boys Scouts, libres, rebeldes, metiéndose en cuanto problema surgiera.

(Esta nota continúa en Lúpin - Parte II de II)
Marcelo Héctor Piñeiro © 2002 Rebrote Ediciones


Tapa de la Revista Nro. 6 de Capicúa, febrero de 1960








Resorte y El Profe desde las páginas de Capicúa










Inicio de
Aventura Lúpin aparece por sexta vez en Capicúa.









15 Aniversario de a Revista Lúpin, febrero de 1981









Fiesta de la Redacción
Dibujo realizado por Guerrero para el 15 aniversario en el nro 1
85 (febrero de 1981) de la revista donde se muestra la fiesta de la redacción








Tapa de Lúp
in 300 Tapa de la revista Lúpin número 300 de Septiembre de 1990
Firmada personalmente por Guerrero y por Dol con
sus personajes más memorables.
Nótese a los autores entre sus personajes.









Tapa de la revista Lúpin número 365 (Febrero de 1996) en su 30 aniversario.
Pueden verse los nombres (agregados por mí) de sus personajes más destacados










Tapa del Suplemento del año 1974.
Estos suplementos eran muy buscados por los fanas de la revista. Tenían muchas más historietas y planos que las revistas normales.








6 comentarios:

Felipe R. Avila dijo...

Excelenteeeeeeeeeeeee!!!

Y además de estar bien escrita y d etene rmucha información te esmeraste en el diseño (me encanta la claridad y como agregaste viñetitas en negativo sobre el gris),etc. Lo de las firmas también!!!!
Muy buena y muy bien presentada.
¿de dónde sacaste esas fotos de dol y guerrero?
Excelenteeeeeeeeeeee!!!

Sr. Cairo dijo...

Gracias!!!
Es una nota que hice con mucho cariño. Es mucho el respeto que tengo con esa gente.

La primera vez que leí Lúpin fue en el 75. Era un suplemento de verano y la verdad es que me compraron a partir de eso. Incondicionalmente me hice fana de Lúpin.

Las fotos las bajé de algún lado en algún momento. Juro que no me acuerdo.

Lo de las firmas, es algo que estoy metiendo en cada nota. Me gusta de esa manera, y la idea me la diste vos cuando una vez me pasaste la firma de.... creo que de Chic Young. No recuerdo bien. Pero sé que fuiste vos que me pasaste un .gif con una firma transparente. Me gustó y lo adopté para todas las notas.

Como los dibujitos eran en blanco y negro de alto contraste, me pareció piola hacer la diferencia del negativo transparente también.

Felipe R. Avila dijo...

Bueno, gracias,no me acuerdo que firma era, pero gracias!
Che, no hace falta ponerle copy de rebrote,vamos, es toda tuya la nota, por más que estuviera inicialmente puesta en el primer blog de rebrote.Gracias igual por la deferencia de recordar donde apareció.Nosotros nos pasamos de respetuosos muchas veces y te entiendo,porque uno trata de hacer las cosas bien de entrada nomás.
un abrazo,amigazo.
F.

Sr. Cairo dijo...

Ese copyright lo había puesto en su momento Rolkiem y yo lo respeté porque lo siento así.

Ya sé que lo escribí yo. Pero lo hice para Rebrote. Y Rebrote es muy importante en el concepto. Entonces lo respeto.

Un abrazo!!

axxonita dijo...

Gracias, ches.
Es bueno acordarse de gente que tanto bien nos hizo a tantos.

Sr. Cairo dijo...

Es la idea.
No olvidar a los que nos hicieron tanto bien.

Un abrazo